INTER

A un año de la llama que encendió la primavera árabe

El joven tunecino Mohamed Buazizi se prendió fuego para denunciar la humillación que vivía en su país. El hecho marcó el inicio de las revoluciones que cambiaron parte del el escenario islámico

Hace un año, el 17 de diciembre de 2010, el joven tunecino Mohamed Buazizi se cansó de la humillación a la que era sometido por el régimen gobernante. Su único medio de subsistencia, un puesto de venta de frutas y verduras, había sido incautado por las autoridades. Su paciencia se agotó y decidió rociarse con gasolina y prenderse fuego.

Su acción, un acto de rabia e impotencia, repercutió en su pueblo natal, la ciudad obrera de Sidi Buzid, y como un reguero de pólvora se extendió por todo el país hasta llegar a Túnez capital. EL joven de 26 años falleció el 4 de febrero.

Tras varias marchas y protestas, el 14 de enero, el presidente Zine al Abidine ben Ali, sobrepasado por las circunstancias, abandonado a su suerte por el Ejército y en un acto sin precedentes en la historia del mundo árabe, huyó del país. Sin saber lo que vendría después, fue la primera víctima de la “primavera árabe”, como se llamó al movimiento revolucionario surgido posteriormente en varios países.

“La humillación de Buazizi era la de muchos tunecinos y la de muchos árabes que llevaban décadas viviendo oprimidos bajo regímenes dictatoriales que en nombre de la estabilidad, la seguridad y el desarrollo habían secuestrado la democracia y la libertad de los ciudadanos”, señala la agencia EFE.

La opresión en la que vivían tampoco les daba mejor calidad de vida, al contrario, había más hambre y desempleo. Desde las calles se veía a los gobernantes como un círculo cerrado en el que solo ellos se beneficiaban.

Ben Ali, los comprendió cuando dejó el país. “Fahemtkum” (los entendí), dijo en su último discurso, pidiendo el perdón de su pueblo. Sus palabras aumentaron aún más la as revueltas que ya empezaron a animar a los manifestantes de otros países dominados por dictadores.

Pasa las fronteras

Inmediatamente las manifestaciones llegaron a Egipto. El 25 de enero se convocó a una movilización, una protesta que incluso sus participantes no dudaban en que sería una de tantas como las que se habían convocado desde 2005.

Sin embargo, la llama que había prendido Buazizi, que murió el 4 de enero en un hospital, al que el propio Ben Ali se acercó para visitarlo, había calado profundo en los ánimos. Laas convocatorias fueron irrumpiendo en los anquilosados regímenes que repetían y siguen repitiendo que sus países son excepcionales y ajenos a lo que comenzó llamándose “la revolución de los jazmines” de Túnez y terminó por convertirse en “la Primavera Árabe”.

En pocos días, el fuego revolucionario se extendió en marchas en Argelia, el 22 de enero; en Yemen, el 3 de febrero; en Siria, el 4; en Baréin, el 14; en Libia el 15 y en Marruecos el 20 del mismo mes.

Las redes sociales mostraron una nueva faceta siendo el medio de difusión para convocar a los actos, los que principalmente se levaban a cabo los viernes tras la oración del mediodía.

Los derrocados y los que se mantienen

La “primavera árabe” vio caer a varios dictadores pero otros siguen firmes en sus puestos, como Siria, donde se da la ola más violentas con ataques y muertes diarias.

No todos los brotes “revolucionarios” lograron florecer con la misma fuerza. Sólo cuatro han logrado medrar -Túnez, Egipto, Libia y Yemen- y, de momento, ninguno ha terminado de madurar, indica EFE.

Egipto fue uno de los más efectivos. En 18 días de de protestas se tumbó al régimen de Hosni Mubarak, quien renunció el 11 de febrero tras 30 años en el poder..

Por su parte, en Libia, la revuelta pacífica pronto se convirtió en una insurgencia armada que necesitó ocho meses y la ayuda de la OTAN para librarse de un régimen que llevaba enquistado en el poder desde hacía 42 años, con la muerte del dictador Muammar Gadafi.

No obstante, como ocurrió en Libia la mayoría de los regímenes optaron por la represión. Baréin, que el 15 de marzo declaró el estado de emergencia, acudió incluso del Ejército saudí para sofocar las protestas que se habían hecho con el control de la emblemática plaza de Lulu (la Perla), en Manama.

En Yemen, el presidente Alí Abdalá Saleh firmó finalmente el pasado 23 de noviembre una iniciativa que estipulaba su renuncia al poder.

En Siria, a pesar de las cada vez más duras represalias y de la apariencia de inquebrantable unidad del régimen, del que sólo algunas unidades militares parecen haberse desligado, continúan a diario las manifestaciones que se cobran numerosas víctimas.

En otros países como Marruecos y Argelia, la introducción de algunas reformas aplacaron, al menos momentáneamente, los ánimos de los ciudadanos.

Dictadores. Ben Ali (Túnez, derrocado), Saleh (Yemen, exliado), Gaddafi (Libia, derrocado y asesinado), Mubarak (Egipto, derrocado). Foto de Al Jazeera en 2010

El escenario de la “primavera árabe”

TÚNEZ: “Revolución de los jazmines”.

Comenzó tras la inmolación de Buazizi con protestas cada vez más importantes en la capital. La revolución acabó el 14 de enero, con el abandono del poder por el presidente Zine al Abidín Ben Ali, que huyó a Arabia Saudí, después de permanecer 23 años en el Gobierno, en los que ganó cuatro elecciones con porcentajes de incluso el 99,91% de los sufragios.

Las revueltas duraron unos diez días y hubo 347 muertos.

El proceso culminó el 23 de octubre con la celebración de comicios en las que participó el 54,1 por ciento de los electores. El ganador fue el movimiento islamista conservador Al Nahda, liderado por Hamadi Yabali, que obtuvo 89 de los 217 escaños de la Asamblea Constituyente. El 13 de diciembre tomó posesión el nuevo presidente, Moncef Marzuki, del centrista Consejo por la República y el 14 Yabali fue designado primer ministro.

EGIPTO: “Revolución 25 enero”.

Comenzó el 25 de enero con el “Día de la ira” en el que miles de manifestantes en El Cairo y otras ciudades egipcias convocados por internet pedían reformas al régimen de Hosni Mubarak. Los manifestantes no querían que Mubarak se presentara a las elecciones ni que dirigiera la transición ni que colocara como sucesor a su hijo Gamal.

Mubarak delegó el poder el 11 de febrero a una Junta Militar, fue hospitalizado en abril por una “crisis cardiaca” y, desde entonces, aparece en camilla en los juicios emprendidos contra él. Las revueltas iniciales se prolongaron durante 18 días y hubo al menos 846 muertos, según un informe de Amnistía Internacional (AI). La primera fase de las elecciones se celebró los días 28 y 29 de noviembre en nueve provincias del país, entre ellas El Cairo y Alejandría con una tasa de participación del 52 %.

El Partido Libertad y Justicia (PLJ), brazo político de los Hermanos Musulmanes, fue el claro vencedor en el inicio de las elecciones legislativas egipcias, con un 40 % de los votos, seguido de los salafistas del partido Al Nur (musulmanes ultraconservadores) con el 20 %.

LIBIA: Revolución y guerra civil.

Las manifestaciones comenzaron de forma pacífica los días 15 y 16 de febrero en Bengasi, la segunda ciudad libia, por la detención de un activista de derechos humanos y en demanda de cambios democráticos al máximo dirigente del país, Muamar al Gadafi, en el poder durante 42 años.

El 27 de marzo la OTAN inició una campaña militar sobre Libia, semanas después de que las fuerzas leales al régimen comenzaran a acorralar a los grupos de insurgentes del país. La guerra duró ocho meses. La revuelta degeneró en guerra civil que terminó con el anuncio rebelde el 20 de octubre de la muerte de Gadafi en Sirte, su localidad natal.

Las víctimas del conflicto se cifraron en 25.000 muertos y el doble de heridos, según el presidente del Consejo Nacional de Transición (CNT), Mustafá Abdul Jalil. El CNT gobierna el país desde entonces, presidido por Mustafá Abdul Jalil y se han convocado elecciones, previstas inicialmente para junio de 2012.

SIRIA: Revolución aún inconclusa

Las manifestaciones comenzaron el día 15 de marzo cuando miles de personas se concentraron en las principales ciudades en respuesta a la convocatoria por Facebook de un “Día de la Ira” y con el eslogan “Una Siria sin tiranía, ni ley de emergencia”, en vigor desde 1963.

El 21 de abril el presidente Bachar al Asad derogó el estado de emergencia, que otorgaba amplios poderes a las fuerzas de seguridad para reprimir a los manifestantes. Sin embargo, la represión de las protestas fue brutal y, casi nueve meses después, la ONU cifró en más de 5.000 los muertos, más de 300 de ellos menores de edad. La comunidad internacional mantiene fuertes sanciones económicas contra el régimen.

La alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Navy Pillay, advirtió de que el país se dirige a una guerra civil.

YEMEN: Revolución.

Las manifestaciones comenzaron el 27 de enero para exigir que el presidente Abdulá Saleh no se presentara a la reelección en el país más pobre de la península arábiga. La represión de las manifestaciones causó cientos de muertos y heridos durante meses.

Finalmente, ya en el exilio, el presidente Saleh firmó el 23 de noviembre en Riad una iniciativa de reconciliación nacional que prevé una transición de dos años durante los cuales se enmendará la Constitución y se prepararán elecciones.

BARÉIN: Revuelta.

Las manifestaciones comenzaron el 14 de febrero protagonizadas por la mayoría chií que demandaba a la minoría suní que gobierna el país -el monarca Hamad bin Isa al Jalifa- la instauración de una monarquía parlamentaria con una Constitución que permita al pueblo elegir un gobierno y un Parlamento independientes.

En las revueltas se han producido más de 40 muertos. Las autoridades destruyeron el 18 de marzo el monumento a la Perla en la emblemática plaza de Manama que llevaba ese nombre después de que se convirtiera en símbolo de las protestas antigubernamentales.

MARRUECOS: Protestas del “Movimiento del 20 de febrero”.

Empezaron a mediados de febrero con manifestaciones convocadas en las redes sociales en reclamo de una Constitución democrática, en la que el rey sea soberano, pero no detente el poder Ejecutivo. El rey Mohamed VI respondió con la reforma de la Constitución y nuevas normas para reforzar la figura del primer ministro como “presidente de un poder ejecutivo efectivo”.

Una nueva Carta Magna fue aprobada el pasado 1 de julio en referéndum con el 98,50 por ciento de los votos y una tasa de participación del 73,46 % de votos. Se celebraron elecciones el 25 noviembre, que fueron ganadas por el islamista Partido Justicia y Desarrollo (PJD), con 107 de los 295 escaños del Parlamento. Y el 29 de noviembre el rey Mohamed VI nombró al secretario general del PJD, Abdelilah Benkirán, primer ministro.

JORDANIA: Protestas.

Las manifestaciones empezaron el 28 de enero, y aún continúan, en demanda de reformas políticas y económicas en varias ciudades del país. El rey Abdalá II cesó el 1 de febrero al Ejecutivo del primer ministro Samir Rifai, y le sustituyo por Maaruf Bajit.

Las protestas continuaron y el 17 de octubre el soberano hachemí cesó a Bajit y le sustituyó en el cargo por Aun Jasawneh, exjuez de la Corte Penal Internacional, y le encargó acelerar las reformas políticas. El pasado 18 de noviembre miles de jordanos salieron a las calles de las principales ciudades para pedir al nuevo primer ministro que cumpla sus promesas de acelerar las reformas y luchar contra la corrupción, así como una nueva ley electoral que garantice una representación proporcional en el Parlamento.

ARGELIA: Protestas.

Las protestas comenzaron el 12 de febrero para pedir que el gobierno derogara el “estado de emergencia” que regía el país desde hacía 19 años. Dicha ley había sido decretado el 9 de febrero de 1992 por presión del Ejército, tras el intento de insurrección por el Frente Islámico de Salvación (FIS), en protesta por la anulación de las legislativas, cuya primera ronda había ganado por mayoría.

Las recientes protestas se diluyeron tras la derogación de dicho estado de emergencia el 24 de febrero.

En base a EFE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s